Clásicos Libros

08 Nov 2009

Andanzas y Malandanzas – Alberto Rivas Bonilla

Alex 33 Comments

En el desaparecido foro que alguna vez reemplazó por un tiempo a este blog, una de nuestras colaboradoras escribió una reseña de este libro. Dicha reseña desapareció junto con el foro, ya que no quise retomar los escritos de los demás hacia el blog, por motivos de respeto a los derechos de sus respectivos autores. El foro, para quienes no lo recuerden, cayó en el desuso y solamente quedé yo agregando mis reseñas, por lo que al final decidí hacerlo un blog nuevamente, para lo que restauré un backup de mi antiguo blog y agregué las reseñas que había escrito en el desaparecido foro. Lo demás, lamentablemente, se perdió en el cambio de hosting cuando mi blog quedó fuera del aire por un breve periodo el pasado mes de Abril. Volviendo al libro, me nació leerlo desde entonces, porque debo confesar que aquella fué la primera vez que leí acerca de él, si bien lo había visto recientemente en aquella época en una venta de libros usados. Pero no fué sino esta semana que lo pude conseguir y ayer me puse al fin a leerlo.
andanzas

Resumen

El heroe de esta historia es un perro de mísera condición que llegó a ser chucho de finca luego de que un incidente en el pueblo le hiciera no querer volver a él, así que viendo a Toribio yendo por el camino, se le pegó y lo adoptó como amo en lo sucesivo, a pesar del mal recibimiento que tuvo en la casa, donde al final lo terminaron aceptando y le dieron el nombre Nerón.

Cobarde como él solo, el héroe de la historia hace de los alrededores del rancho de Toribio el escenario de sus aventuras, que incluyeron como coprotagonistas a un chumpe (pavo), un par de gallinas, un cerdo, un sapo muerto, una lagartija, santos en procesiones, una que otra sorpresa dentro de un costal, y ¡hasta un Oso!

Cada relato es corto pero rico en descripción como en humor.

Comentarios

No se puede hacer un resumen más completo sin echar a perder una o más historias, por lo que me limito a enumerar las aventuras de la manera que ya lo hice, eso sí, invitandoles a que lean este genial libro, una muestra muy representativa de nuestro país y de las costumbres de nuestros humildes habitantes desde la perspectiva poco usual de un perro “aguacatero”.

Debo aclarar que este es un libro bastante corto, y mi demora entre el ultimo y este posteo se debe más a que interrumpí la lectura de otro libro para poder comenzar y terminar éste. Me vuelvo pues a mi lectura anterior.